91 188 88 69 · 93 396 86 27

Whatsapp: 630 144 004

Venta de bombas inyectoras nuevas y reconstruidas para PEUGEOT 106

La manera más facil de encontrar piezas y recambios de coche

Bombas inyectoras para PEUGEOT 106

1 2 3 >>
Versión Carburante Cv Año Fab. Motor Información
106 1.0 Gasolina 45 Del 1991 al 1996 C1A.C1B Consultar
106 1.0 Gasolina 45 Del 1991 al 1996 C1A,C1B Consultar
106 1.0I Gasolina 45 Del 1992 al 1996 CDY Consultar
106 1.0I Gasolina 50 Del 1992 al 1996 CDZ Consultar
106 1.0I Gasolina 45 Del 1996 al 2005 CDY Consultar
106 1.0I Gasolina 50 Del 1996 al 2005 CDZ Consultar
106 1.1 Gasolina 54 Del 1992 al 1996 H3A Consultar
106 1.1 Gasolina 60 Del 1991 al 1996 H1A.H1B Consultar
106 1.1 Gasolina 60 Del 1991 al 1996 H1A,H1B Consultar
106 1.1I Gasolina De 54 a 60 Del 1992 al 1996 HDY Consultar
106 1.1I Gasolina 60 Del 1991 al 1993 HDZ Consultar
106 1.1I Gasolina 54 Del 1996 al 2005 H3A Consultar
106 1.1I Gasolina De 54 a 60 Del 1996 al 2005 HDY Consultar
106 1.1I Gasolina 60 Del 1996 al 2005 HDZ Consultar
106 1.1I Gasolina 60 Del 2000 al 2005 HFX Consultar
106 1.3I Gasolina De 98 a 101 Del 1993 al 1996 MFZ Consultar
106 1.4 Gasolina 60 Del 1992 al 1996 K3A Consultar
106 1.4 Gasolina 75 Del 1991 al 1996 K2D Consultar
106 1.4 Gasolina 75 Del 1996 al 2005 K5A Consultar
106 1.4 DIESEL Diesel 50 Del 1992 al 1996 K9A, K9B Consultar
1 2 3 >>

La bomba inyectora en los vehículos PEUGEOT 106 es la pieza encargada de suministrar el combustible al motor diésel

El inventor de la bomba de inyección fue el alemán Robert Bosh, en 1925, este hecho impulsó el uso de los motores diésel, especialmente en el sector automovilístico.

La función de la bomba es racionar y elevar la presión a los valores adecuados que necesite la inyección en ese momento. El proceso de combustión comienza en los conductos de alta presión, cuya función es transportar el combustible desde el depósito hasta la cámara de combustión. El combustible, durante este trayecto, se somete a diferentes filtros y es bombeado gracias a la bomba de trasiego.

A través de los inyectores se introduce en el interior de la cámara de combustión una mezcla de aire, a alta presión, y combustible. Produciendo un efecto aerosol, que provoca la inflamación del combustible. Este combustible es introducido en cantidades integras para que el motor tenga una combustión y un funcionamiento perfecto.