91 188 88 69 · 93 396 86 27

Whatsapp: 630 144 004

Venta de inyectores nuevos y reconstruidos para FIAT SCUDO

La manera más facil de encontrar piezas y recambios de coche

Inyectores para FIAT Scudo

Versión Carburante Cv Año Fab. Motor Información
SCUDO 1.6I Gasolina 79 Del 1995 al 2000 220 A 2.000 Consultar
SCUDO 1.9 D Diesel 69 Del 1995 al 2000 D9B Consultar
SCUDO 1.9 D Diesel 69 Del 1998 al 2001 WJZ Consultar
SCUDO 1.9 D Diesel 71 Del 2001 al 2004 WJY Consultar
SCUDO 1.9 D Diesel 71 Del 2004 al 2006 WJY Consultar
SCUDO 1.9 TD Diesel 90 Del 1997 al 2000 DHX Consultar
SCUDO 1.9 TD Diesel 92 Del 1995 al 2000 D8B Consultar
SCUDO 2.0 16V Gasolina 136 Del 2000 al 2004 RFN Consultar
SCUDO 2.0 16V Gasolina 136 Del 2004 al 2006 RFN Consultar
SCUDO 2.0 16V JTD Diesel 110 Del 2000 al 2004 RHW Consultar
SCUDO 2.0 16V JTD Diesel 110 Del 2004 al 2006 RHM Consultar
SCUDO 2.0 8V JTD Diesel 95 Del 1999 al 2004 RHX Consultar
SCUDO 2.0 8V JTD Diesel 95 Del 2004 al 2006 RHX Consultar
SCUDO 2.0 8V JTD Diesel 110 Del 1999 al 2004 RHZ Consultar
SCUDO 2.0 8V JTD Diesel 110 Del 2004 al 2006 RHZ Consultar

La función de los inyectores en los vehículos FIAT SCUDO es la de realizar la pulverización de una cantidad de combustible a la cámara de combustión.

El estado de los inyectores es muy importante para un correcto funcionamiento del motor y por eso es necesario realizar un mantenimiento y diagnosis cada cierto tiempo.

El funcionamiento de los inyectores es un sistema complejo, el combustible abastecido por la bomba de inyección llega a la parte superior del inyector hasta llegar a una pequeña cámara torica, que cierra la aguja, este combustible es sometido a altas presiones hasta que levanta la aguja y es inyectado en el interior de la cámara de combustión. Si la presión desciende, la aguja vuelve a su posición original y acaba la inyección.

1Este sistema es de inyección es utilizado, en todos los motores diésel debido a que el combustible tiene que ser inyectado dentro de la cámara en el momento de la combustión.

Originalmente el inyector fue inventado por Henry Giffard para inyectar agua en las calderas de vapor, a mediados de 1858.