91 188 88 69 · 93 396 86 27

Whatsapp: 630 144 004

Venta de motores de arranque nuevos y reconstruidos para FORD BANTAM

La manera más facil de encontrar piezas y recambios de coche

Motores de arranque para FORD Bantam

Versión Carburante Cv Año Fab. Motor Información
BANTAM 1.3 Gasolina 68 Del 1993 al 2002 B3 Consultar
BANTAM 1.3 Gasolina 68 Del 1994 al 1995 B3 Consultar
BANTAM 1.3I Gasolina 75 Del 2002 al 2006 0 Consultar
BANTAM 1.3I Gasolina 75 Del 2002 al 2009 ROCAM Consultar
BANTAM 1.4 Gasolina 75 Del 1992 al 1994 0 Consultar
BANTAM 1.4 Gasolina 75 Del 1992 al 1994 CVH Consultar
BANTAM 1.6 Gasolina 82 Del 1994 al 1999 F6 Consultar
BANTAM 1.6 Gasolina 82 Del 1999 al 2002 B6 Consultar
BANTAM 1.6I Gasolina 95 Del 2002 al 2006 0 Consultar
BANTAM 1.6I Gasolina 105 Del 1994 al 2002 F6 EGI Consultar
BANTAM 1.6I Gasolina 95 Del 2002 al 2009 ROCAM Consultar
BANTAM 1.8 D Diesel 87 Del 2002 al 2006 0 Consultar
BANTAM 1.8 D Diesel 87 Del 2002 al 2012 KENT Consultar

La misión del motor de arranque en los vehículos FORD BANTAM es facilitar el encendido de los motores de combustión interna y vencer la resistencia del motor al arrancar.

El sistema del motor de arranque está formado por; el motor de arranque, el interruptor, la batería y el cableado.

Cuando el conductor gira la llave de puesta en marcha del vehículo, el motor de arranque se enciende. Este proceso no sería posible sin la electricidad que tiene la batería del vehículo.

El funcionamiento del motor de arranque consiste en un motor de corriente continua y un contador que se encarga de cerrar el circuito. Este motor está conectado con el cigüeñal del motor de combustión a través del piñón bèndix. Este piñón de pocos dientes, está unido con una corona dentada reductora que lleva incorporada el volante de inercia del motor térmico. De esta manera cuando el volante gira más rápidamente que el piñón, el bèndix se desacopla del motor de arranque mediante la rueda libre que lo desengrana, evitando daños por exceso de revoluciones.

El motor de arranque tiene que disponer de una reductora para que se disminuya la velocidad pero a la vez aumente la fuerza, es decir necesita ser potente para mover bien el motor térmico y poder arrancarlo. Esto se consigue debido a la diferencia de dientes entre la corona del volante motor y el piñón de ataque del motor.