91 188 88 69 · 93 396 86 27

Whatsapp: 630 144 004

Venta de cajas de cambio nuevas y reconstruidas para MERCEDES 400

La manera más facil de encontrar piezas y recambios de coche

Cajas de cambio para MERCEDES 400

Versión Carburante Cv Año Fab. Motor Información
400 E Gasolina 286 Del 1991 al 1993 M 119.975 Consultar
400 E Gasolina 279 Del 1991 al 1993 M119.975 Consultar
400 SE Gasolina De 279 a 286 Del 1991 al 1993 M 119.971 Consultar
400 SE Gasolina De 279 a 286 Del 1991 al 1993 M 119.971;981 Consultar
400 SE Gasolina De 279 a 286 Del 1991 al 1993 M119.971 Consultar
400 SE Gasolina De 279 a 286 Del 1991 al 1993 M119.971;981 Consultar
400 SEL Gasolina De 279 a 286 Del 1993 al 1995 M 119.971 Consultar
400 SEL Gasolina De 279 a 286 Del 1993 al 1995 M 119.971;981 Consultar
400 SEL Gasolina De 279 a 286 Del 1993 al 1995 M119.971 Consultar
400 SEL Gasolina De 279 a 286 Del 1993 al 1995 M119.971;981 Consultar

La caja de cambios en los vehículos MERCEDES 400 es la responsable del movimiento del vehículo, desde el momento inicial como también, de ir cambiando diferentes velocidades y marchas. La caja de cambios, une el motor y el sistema de transmisión a partir de diferentes relaciones de engranajes, de tal manera que la velocidad del giro del cigüeñal pueda convertirse en distintas velocidades de giro en las ruedas. El resultado en las ruedas de tracción generalmente es la reducción de velocidad de giro e incremento del torque.

Si la velocidad que transmite a las ruedas es mayor, la fuerza disminuye. Esto supone que el motor entrega una potencia constante, debido a que potencia es trabajo por tiempo y trabajo es fuerza por distancia. De tal forma que la caja de cambios permite que se mantenga una velocidad de giro del motor y por lo tanto la potencia y par más adecuada a la velocidad a la que se desea desplazar el vehículo.

La caja de cambios también es la responsable de reducir las revoluciones del motor e invertir el sentido de giro en las ruedas. En las cajas manuales, se recibe el movimiento a través del embrague y en las automáticas, a través del convertidor de par, y acoplado a ellas van el resto de piezas del sistema de transmisión.